Cuentos zen

Cuento zen del día: La falsa bailarina

69 votos Vote Up! Vote Down!
Una gran fiesta se celebraba en la corte de un rey. Iba a comenzar la danza, pero sucedió que la bailarina enfermó de gravedad. Nadie quería decir al rey lo que había sucedido, pero tampoco encontraba otra bailarina para sustituir a la enferma. Entonces los colaboradores cercanos al monarca cogieron a uno de los sirvientes y le pidieron que se vistiese de bailarina y se pintase y adornase como tal. Así lo hizo el sirviente y, como una bailarina, danzó ante el rey.

La pregunta es: ¿Dejó, mientras actuaba el sirviente, de saber que era un hombre y no la mujer de la que se había disfrazado?

No es posible responder, pero el ser humano común es como si el sirviente se hubiera creído realmente que era una mujer por una total identificación y una completa carencia de autoconsciencia. El ser humano se identifica con su cuerpo, su mente, su nombre y su forma y pierde a su Sí-mismo. Tanto se identifica con la máscara de su ego, con la vestidura de su personalidad, que se olvida de su auténtico y genuino ser interior.

Otros cuentos

¿Es eso así? (47 votos)
Boduken y sus tres hijos (42 votos)
Una insensata búsqueda (157 votos)
Cierra los oidos (331 votos)
Un hombre santo (69 votos)

Cuentos zen al azar

Una vida inútil (133 votos)
No lo sé (46 votos)
El cantero (126 votos)
Se mueve (54 votos)
El pastor distraido (49 votos)
Un extraño animal (137 votos)
Buscando a Buda (52 votos)
El profesor campana (28 votos)
Los ciegos y el elefante (72 votos)
Los 3 hermanos (68 votos)

Los cuentos zen se caracterizan por su simplicidad y se han utilizado desde tiempos inmemoriales para transmitir conocimiento y sabiduría.

Si desea contactar con el administrador de este sitio web puede hacerlo escribiendo a zen@cuentoszen.com.