Cuentos zen

Cuento zen del día: Cierra los oidos

331 votos Vote Up! Vote Down!
Eran un anciano y un niño que viajaban con un burro. Caminaban al lado del jumento cuando atravesaban un pueblo. Un grupo de niños se rió de ellos gritando:

- ¡Mirad qué par de tontos! De manera que tienen un burro y van los dos andando. Por lo menos el viejo podria subirse a él. Entonces el anciano se subió al burro y ambos siguieron la marcha. Al pasar otro pueblo, algunas personas se indignaron al ver al viejo sobre el burro y dijeron:

- Parece mentira. El viejo cómodamente sentado en el burro y el pobre niño caminando. Viejo y niño intercambiaron sus puestos. Al llegar a la siguiente aldea, la gente comentó:

- ¡Esto sí que es intolerable! El muchacho sentado en el burro y el pobre anciano caminando a su lado. Puestas así las cosas, el viejo y el niño se subieron al burro. Poco después venían un grupo de campesinos por el camino. Les vieron y les dijeron:

- ¡Es vergonzoso lo que hacéis! Vais a reventar al pobre animal. El viejo y el niño tomaron la determinación de cargar al burro sobre sus hombros, pero entonces la gente se mofó de ellos diciéndoles:

- Nunca vimos una gente tan boba. Tienen un burro y en lugar de montarlo, lo llevan a cuestas. De repente el burro se revolvió con fuerza y se desplomó a un barranco, hallando la muerte. El viejo, súbitamente, instruyó al muchacho:

- Querido mío, si escuchas las opiniones de los demás y les haces caso, acabarás más muerto que este burro. ¿Sabes lo que te digo? Cierra tus oídos a la opinión ajena. Que lo que los demás dicen te sea indiferente. Escucha únicamente la voz de tu corazón.

Otros cuentos

Buda en la cocina (38 votos)
Ignorancia (58 votos)
Trabajo muy duro (101 votos)
Él se iluminó (65 votos)
No era idiota (32 votos)

Cuentos zen al azar

Transitorio (59 votos)
Una insensata búsqueda (157 votos)
Trabajo muy duro (101 votos)
El profesor campana (28 votos)
Los ciegos y el elefante (72 votos)
Cazando dos conejos (61 votos)
Tiro al blanco (68 votos)
Boduken y sus tres hijos (42 votos)
El pastor distraido (49 votos)
La taza vacía (182 votos)

Los cuentos zen se caracterizan por su simplicidad y se han utilizado desde tiempos inmemoriales para transmitir conocimiento y sabiduría.

Si desea contactar con el administrador de este sitio web puede hacerlo escribiendo a zen@cuentoszen.com.